Seguidores

Buscar este blog

miércoles, 9 de julio de 2008

EL "SISTEMA" O LA CULTURA COMBI

Ex Cadete FAP Jesús Torriani Vargas


Al caminar por la calle, viajar en micros, combis u omnibuses, leer periódicos o revistas, ver televisión o escuchar radio, es decir, en cualquier actividad que signifique contacto con el medio, no puedo dejar de preguntarme, a cada rato, cómo llegamos a este nivel de falta de respeto por nosotros mismos y por los demás ...

Padres y madres que pegan e insultan con groserías a sus hijitos, a vista y paciencia de todo el mundo, Presidentes que gritan sus groserías frente a los medios de comunicación o que patean a quienes osen colocarse frente a ellos; cobradores que discuten con los pasajeros, que bajan a personas que reclaman, autoridades civiles, militares o policiales que contestan con represión y mentiras las demandas de la gente; choferes que llevan su micro a la derecha lentamente y, al llegar al Paradero se colocan a la izquierda para que los que bajan lo tengan que hacer entre carros, insultos y gritos; candidatos que se colocan a la izquierda o derecha, de acuerdo a lo que quiera escuchar el auditorio y, una vez elegidos, olvidan sus promesas y se aprovechan de lo que criticaron durante la Campaña; pasajeros que salen a defender al chofer cuando es intervenido por la Policía; personas que defienden a las autoridades corruptas, pues reconocen que han sido muy “vivos” (no es la palabra que usan) al haber engañado a tanta gente... total, han hecho algo ... ¿qué las “grandes” obras sólo duran los años de su gobierno y después se caen solas? --- “- es que los ingenieros y obreros son muy rateros”... ¿qué robaron? ... “- Bueno, todo el mundo lo hace”.

“Informantes” que avisan a los choferes de los operativos; choferes que piden a los cobradores sencillo “por si nos para la Policía”; operativos que se realizan en horas pico, en las zonas más congestionadas y que generan un gran desorden en el Tránsito y malestar entre los pasajeros que van a llegar tarde a sus Trabajos o Centros de Estudio, Policías, hombres y mujeres que reciben las coimas o que forman parte de Bandas de delincuentes.

Bancos que prestan dinero cuando no se necesita y lo niegan cuando es una real necesidad; un “Defensor del Cliente Financiero”, que es una farsa; tengo una Resolución frente a un reclamo que hice, que, a la letra dice “tener un documento de no adeudo por parte de un Banco, no sería suficiente para demostrar que el cliente no tiene deudas pendientes con esa Institución Financiera”; un Poder Judicial que, previa coima, libera a delincuentes que Policías honestos capturan y retiene en la cárcel a inocentes que, cuando son puestos en libertad, no reciben ni una solicitud de disculpa por quienes los encerraron, choferes y transeúntes de todo nivel socio-económico que arrojan a la calle empaques y restos de alimentos, bebidas, cigarrillos o cualquier cosa que les sobre; Gobiernos que trabajan a favor de empresas específicas, como el caso de la Aviación Comercial y LAN; una mayoría de la población que acepta ilegalidades de las autoridades y autoridades ilegales desde su origen, como un “Presidente” a todas luces extranjero que, además, fue inscrito para su re-re elección con firmas falsificadas; otro que fue inscrito en el Proceso en que salió elegido, también con firmas falsificadas; un tercero que no fue juzgado, luego de su primer gobierno, porque su Partido apoyó a la elección del siguiente “Presidente” y que, después es elegido nuevamente, pues sus delitos “prescribieron” y, por eso, pudo postular ... el micro apesta tanto, que la sensación de asco es permanente; leyes que permiten cometer múltiples delitos y ser condenado sólo una vez, pues las penas no se suman...

Leyes que son letra muerta y que sólo se cumplen cuando el escándalo lo obliga; periodistas que venden su opinión al mejor postor y que no informan sino que crean las noticias, usualmente escándalos; “padres” o “madres” de familia que, cuando sus hijos son víctimas de algún accidente o delincuente, salen a pedir “ayuda, porque no tengo para enterrarlo o curarlo” y que, muchas veces, negocian con la vida o salud de sus pequeños.

Moralistas que critican a las Pandillas y exigen represión, cuando ellos mismos son los que han generado su existencia al destruir, con el consentimiento de las mayorías, todo lo que significaba la Patria, el Perú, que era la verdadera Pandilla; cuando era escolar teníamos la Instrucción Pre-Militar y un Himno que nos decía que “Hoy de pie en el umbral del futuro se alza el grito de la Juventud, Adelante, la Patria nos llama, antes, antes que todo el Perú”; en ese tiempo las diferencias entre colegios se resolvían en la Pista de Desfile, disputando los gallardetes y las Medallas o en los campos deportivos; el Perú era nuestro territorio y su defensa nuestra consigna; hoy, se destruyen las Fuerzas Armadas, se eliminan los íconos de patriotismo, se prostituye el Nacionalismo, se confunde y engaña a la ciudadanía y la mayoría de gente hace muy poco por descubrir la verdad.

Ningún gobierno impulsa la definición de un objetivo a largo plazo para el país, que sirva de guía obligatoria a todos los gobiernos. Los acuerdos entre grupos políticos se hacen sobre principios generales o sobre temas que constituyen complicidad, para seguir viviendo de los contribuyentes.

Mis amigos dicen que me “falta calle”, que todo eso es normal y que hay que ignorarlo para poder vivir tranquilo y dormir, pero me niego a aceptar ese tipo de vida; antes, cuando veía algo negativo en la institución en que me encontraba, optaba por irme, pero, hace ya un buen tiempo, tomé la decisión de hacer que se vayan los que ensucian las instituciones y toda la sociedad con sus actos.

El país necesita orden, un orden logrado por cada uno de nosotros, retomando el respeto por nosotros mismos y por los demás; no permitamos la grosería, la mentira, los acuerdos bajo la mesa de esos grupúsculos autodenominados Partidos Políticos, cuando en realidad se trata de verdaderas familias mafiosas que lucran con la mediocridad, la pobreza y la ignorancia de la mayoría de compatriotas, construyamos instituciones verdaderas, definamos un objetivo estratégico para el Perú y obliguémonos a trabajar para su logro. Si miramos a nuestro alrededor, veremos que los pueblos de varios países de nuestro entorno han botado, en los últimos 10 años, varios gobiernos incompetentes y corruptos, mientras acá, seguimos engañados con el cuento de que “vivimos en Democracia”...

No hay comentarios: