Seguidores

Buscar este blog

lunes, 28 de septiembre de 2009

COLLIQUE: LA FALTA DE RESPETO COMO POLITICA DE ESTADO

Recién he tenido oportunidad de leer, en el número 14, correspondiente al mes de Abril 2009, de la revista “Visión Aérea” del Aero Club del Perú, la carta que le envió esta prestigiosa institución, al Presidente de la República, en relación con la escandalosa e ilegal venta del terreno del aeródromo de Collique y las respuestas de otros funcionarios, no del destinatario de la misma, lo que demuestra, una vez más, el poco respeto que Alan García tiene por los contribuyentes y, específicamente, por los aviadores del Perú. Es muy probable que “el Señor Presidente” no haya tenido el tiempo necesario para leer la misiva y que, de acuerdo al conducto regular de la burocracia palaciega, esta haya sido leída por la secretaria de alguno de los Secretarios del Secretario General de la Presidencia de la República, que, casi un mes después de haberla recibido, contesta diciendo que “ha sido derivada al Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento...” como si se tratara de la solicitud de inicio de un tramite administrativo...

La carta del Aero Club, firmada, no sólo por el Presidente de la Institución, la más antigua del ámbito aeronáutico en el país, sino por un conjunto de Oficiales Generales y Superiores de la Fuerza Aérea del Perú, simplemente era para hacerle notar a Alan García que su gobierno había cometido un acto ilegal, de esos que no prescriben en la memoria de las personas sanas de la Sociedad y, lo que hubiera correspondido, en un gobierno verdaderamente democrático y, sobre todo, patriótico, era una invitación a los firmantes para explicarles, o tratar de hacerlo, los fundamentos de Derecho que avalarían la decisión de venta...

Quien, finalmente, contesta, por así decirlo, es otro Secretario General (como les gusta el grado de General), esta vez del Ministerio de Vivienda, con un Oficio que constituye una relación de entidades y no de razones. En pocas palabras, dice que la venta fue hecha “conforme a ley” porque así lo dicen la Gerencia Legal del Fondo MIVIVIENDA S.A. que realizó el Concurso Público de Venta, la Superintendencia Nacional de Bienes Estatales y los Estudios Echecopar Abogados y Muñiz, Ramirez, Pérez-Taiman & Luna Victoria Abogados. En el segundo párrafo del Oficio, indica que todas estas entidades han dicho que el terreno “no tenía afectación, ni carga o cargo alguno que impidiera su libre disposición”, lo que hubiera contestado probablemente SUNARP, sin tener que gastar tanto; termina, con “En consecuencia, la venta del terreno donde funcionaba el Aeródromo de Collique, se encuentra arreglada a derecho”.

Este tipo de respuesta es una falta de respeto; está claro que las reparticiones Públicas y los estudios de Abogados mencionados no se han manifestado o, no han sido informados o consultados, si se podía vender un terreno que fue donado al Estado, no adquirido por éste, para un fin específico: El Desarrollo y Fomento de la Aviación Civil y que, tanto el Código Civil de 1936, vigente al momento de la donación y el actual, de 1984, establecen que un bien donado no se puede destinar a otro fin que el señalado por el donador. Supongo que Alan García y todos los que han intervenido en este acto son conscientes, o deberían serlo, que les espera el juicio, no sólo de la Historia, sino del Poder Judicial, si alguna vez se logra que sea realmente independiente y justo, pues, lo que han hecho se debe considerar un acto de traición a la Patria, al afectar directamente a la Reserva Aérea, que no debe prescribir.

Otro tema es el del precio al que ha sido vendido, 22 dólares el metro cuadrado... ya se tratará en su oportunidad...