Seguidores

Buscar este blog

viernes, 15 de abril de 2011

Votar ... ¿Por quién? ... por mi

Todos los días recibo, como seguramente es tu caso, muchos e-mails criticando a Humala y, sutilmente, sugiriendo votar por Keiko, en la segunda vuelta electoral. Hoy recibí algunos recordando los vínculos entre Keiko y Montesinos y, sin decirlo, orientando el voto hacia Humala.
Ha surgido una nueva “corriente ideológica” denominada PPKeiko, que impulsa un gobierno Keiko-PPKasista …
Lo he dicho ya muchas veces en estos días y lo diré por última vez, aunque no convenza a nadie de cambiar su voto: para mí, los dos candidatos que han pasado a la segunda vuelta son muñecos de ventrílocuo de Fujimori (Keiko) y Montesinos (Humala), por lo que, gane quien gane, los que van a gobernar son los “enemigos íntimos” Fujimori y Montesinos … así de simple. Los que estén de acuerdo en que se compre la conciencia y la orientación de los medios de comunicación con dinero del Tesoro Público, que se esterilice a la juventud de las zonas pobres, que el Estado sea grande y realice muchas obras públicas, “coimisiones” de por medio, que se asesine a quienes no se puede comprar o presionar, que se hagan guerras para ganar dinero, sin que importe la muerte de oficiales, suboficiales y soldados … que voten por cualquiera de los dos, que da lo mismo.
De la relación de Keiko con su padre – dictador hay suficiente evidencia; Humala, por su parte, nunca ha probado que su “levantamiento” que, en realidad, fue una marcha de campaña con su tropa, en la que pagaba en efectivo todo lo que consumían, no fue una “Cortina de Humo” para permitir la fuga de Montesinos hacia Venezuela, lo que ocurrió la noche del levantamiento.
Pienso votar viciado pues no quiero sentirme cómplice de ninguno de los dos. Cada uno es responsable por su voto y, realmente, cada elección es más sorprendente que la anterior; la memoria es frágil, seguro el “faenón” Alan García, como ya lo ha dicho, postula el 2016 y vuelve a ser elegido, pues estoy seguro que no va a ser juzgado por las ventas o intentos de venta de sitios estratégicos como el aeródromo de Collique, los puertos o la isla de San Lorenzo … en fin, viva nuestra Democracia…