Seguidores

Buscar este blog

martes, 4 de octubre de 2011

PILOTO


Julio Acosta Toledo



 
Cuerdas de oro tocaban el ave maría,
agitando mi alma entre mis sueños, y la realidad,
embrujado por el canto de mi destino,
amanecí sujeto por una cruz en el asiento de una nave,
tomando el mando corrí por la pista, dejando el plano de la tierra,
los decibeles abrieron mi encriptada audacia,
sólo estaba, henchido de orgullo volaba,
era la primera vez que junto a Dios,
viví un momento celestial, al sentir su protección,
no tengo otra explicación, caramba sólo volaba,
tronaban las turbinas, abriendo paso,
jugué con el viento, crucé el algodón de nubes,
llegué arriba, allá a lo alto,
mi puño sujetaba firme el mando,
esperando la eternidad del tiempo,
de pronto, viré violentamente, haciendo angulo recto,
dando vida a la imagen grabada en mi mente,
de un Sabre sobre Las Palmas, sentí nacer lo inexplicable,
volando cien horas, para realizar en una, toda la maniobra,
agilmente corté motor, bajando tren de aterrizaje,
flotando, enfrenté la realidad, abrazando sus líneas,
cobijándome en el regazo de una ilusión,
para volar, mil horas más, como un Caza de corazón.

No hay comentarios: