Seguidores

Buscar este blog

lunes, 3 de octubre de 2011

VOLADOR

Julio Acosta Toledo

Con gestos sencillos, y andares seguros,
caminé en un huerto de naves sembradas,
bajo Las Palmas de hermosos valores,
llevando dentro de mi pecho, el grito de Arriba Siempre Arriba,
grito, que lancé embriagado de amor, apretando el puño al decolar,
vibrando, al correr por el asfalto, desplegando mis alas en el espacio,
arriba, al ritmo de mi locura, sólo y sin ayuda, volaba,
mi fierro unido a mi ser se fundía en oro, brillando,
opacando toda necedad en el Universo, admirando la hermosa naturaleza,
donde los rayos del sol bañaban con su energía,
el blanco algodón que alimenta mi alma, fortaleciendo mi dicha de volar.
Cubierto de anaranjado manto, vestía, dentro de una burbuja de cristal,
que me protegía del viento y podía ver, tenía una cruz en mi pecho,
que me sujetaba a mi asiento, para seguro tomar los mandos, y subir muy alto,
soy del espacio, libre, sereno, quieto.
Era dueño del mundo, y un gigante enano, en un imborrable sólo de vuelo,
donde la audacia, y lo inexplicable, cubrió mi vida, para ser tan solo un Volador,
que escribe versos en su nido, para vivir un eterno amor.

No hay comentarios: