Seguidores

Buscar este blog

viernes, 1 de noviembre de 2013


LA SEMANA DEL ESPACIO

En el mes de octubre, se celebró en Lima, como en las principales ciudades del mundo, la Semana del espacio (Space week).En esa semana, tuve  la suerte de participar en una interesante reunión, a la que asistí invitado por David Alfredo Villanueva, arquitecto e impulsor de la actividad aeroespacial en el Perú, a quien había conocido poco antes, en la Base Aérea de Las Palmas.

En esa reunión, en el auditorio del Centro Cultural de la Municipalidad de San Isidro, en el Olivar de ese distrito limeño, conocí a personas maravillosas que viven mirando el futuro y actuando en el presente, haciendo lo que les gusta y contribuyendo, con su quehacer, al desarrollo de la Ciencia:

El Dr. Lorenzo M Vargas, Capitán de Fragata en Retiro de la Marina de Guerra del Perú, Médico especialista en Medicina Aeroespacial, quien participara del proyecto Apolo XVI de la NASA, fundador y Presidente de ORANIA (Organización de Apoyo Nacional para la Investigación Aeroespacial), una institución sin fines de lucro, que lleva el nombre de su madre. El conocimiento del tema y la emoción con la que la llevó a cabo, hizo de la exposición del Dr. Vargas, una verdadera experiencia espacial.

El Dr. Javier Ramirez, Director Ejecutivo de DIGISATEL, una empresa dedicada a la actividad espacial y astronómica, especializada en satélites, equipos de telecomunicaciones, fabricación de planetarios, entre otras actividades.

Egidio Auccahuaque, fundador y Director Ejecutivo de TROONIC, empresa constructora de robots, quien se entusiasmó con esta actividad cuando era niño, viéndolos en la televisión, en películas y series de dibujos animados.

 
 
Mis amigos siempre dicen que no soy de este planeta, que “paro en la Luna”, que vivo soñando con cosas que no se van a hacer en el Perú. Conocer a estas personas que han hecho su sueño realidad, ha reforzado mi convicción de que es hacia la tecnología espacial hacia donde se debe dirigir este país, cuna de precursores como Santiago de Cárdenas y Pedro Paulet y hogar de emprendedores como Elmer Faucett.

La ONG Círculo de Arena y la empresa Spectrum Aerospace, de las que forman parte científicos peruanos que trabajan en todo el mundo, han presentado un proyecto para la creación de una zona franca para la industria aeroespacial en el Perú, que ha recibido el apoyo del Alcalde de Ica quien ha ofrecido un terreno y otras facilidades. Creo que el Ejecutivo y el Parlamento deben dar prioridad a este proyecto y dejar al Poder Judicial que se encargue de los ex Presidentes corruptos, uno de los cuales, Alan Garcia, tiene deudas enormes con la aviación nacional, por la que nadie lo investiga, ni juzga. Como olvidar los Mirage, la reunión con un famoso Traficante de armas, en una “parada técnica” del avión presidencial, en el Cairo, la no aceptación a la instalación de una fábrica de Pilatus Porter, que ofreció el gobierno Suizo, en 1988 o la escandalosa venta del aeródromo de Collique… y se autodenomina “perseguido político” …¡qué tal cinismo!

No soy científico, sólo fui un modesto piloto de aeronaves que se sintió atraído por el cielo y el espacio, desde muy niño, específicamente desde un día, cuando tenía tres años de edad, en que vi, exactamente sobre mi cabeza, un día de sol radiante, un disco dorado detenido en el cielo…

Me siento miembro de esa comunidad aeroespacial y estoy siempre dispuesto a realizar las tareas que sean necesarias para avanzar hacia el objetivo de tener un país moderno, dedicado a la Ciencia y a la tecnología y respetuoso de la naturaleza, siguiendo el ejemplo de personas como las que tuve la suerte de conocer en la Semana del Espacio 2013.

jueves, 28 de marzo de 2013

THE DREAMER (EL SOÑADOR)


Acabo de ver una película, en TNT, titulada “El Granjero astronauta”; en ella, Charles Palmer, un ex piloto y postulante a astronauta, que abandonó el programa espacial al morir su padre y, además, ingeniero aeronáutico, construye en su granja un cohete, al que le puso por nombre “The Dreamer” y, luego de enfrentarse a la estupidez estatal, que, como vemos,   no es propiedad exclusiva de los peruanos, logra despegar, salir al espacio, orbitar varias veces la tierra y regresar sano y salvo.
La película es una comedia, pero, para mí, fue una máquina del tiempo y un motor cohete de impulso …  debo confesarte que lloré casi las dos horas de duración.

 Lloré recordando cuando, en quinto de primaria, en 1960, en los inicios de la era espacial, no recuerdo si antes o después de la experiencia de los alumnos de cuarto de secundaria de mi colegio, el “Hipólito Unanue” que construyeron y lanzaron un cohete con un loronauta, que falleció en el incendio de la nave, decidimos con un compañero, Gustavo Bardales, construir nuestro propio cohete. Lo hicimos en su casa, un departamento en un edificio, cerca del colegio, más o menos a la espalda de la fábrica D´onofrio; utilizamos unos tubos de lata en los que venían los rollos de negativo para fotografía, el motor fuera de borda de una lancha que yo tenía, una pila y alcohol o ron, no recuerdo bien … el hecho es que, al probar el motor, el cohete despegó, se estrelló contra el techo y se hizo añicos … pero ¡voló! … Años después, Gustavo y yo ingresamos a la Escuela de Oficiales de la Fuerza Aérea del Perú ; Gustavo falleció, de Teniente,  en un accidente en un Twin Otter, en la selva, el día de mi cumpleaños, 4 de Diciembre de 1973.
Lloré recordando cuando utilicé, en el Space Camp, al lado de la Base espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral,  el mismo equipo que habían empleado los astronautas del proyecto Apolo para acostumbrarse a la gravedad de la Luna, mientras turistas me tomaban fotos o grababan en video.

Lloré, cuando ya en el espacio, lo primero que dijo Charles Palmer fue: -“Aquí es donde vive el sueño” y recordé la emoción que sentí cuando nos dijeron que de nuestra promoción deberían salir los primeros astronautas peruanos y la que sentí en mi primer vuelo solo.
Lloré mientras veía la altanería e ignorancia de los funcionarios públicos frente al proyecto de Charles Palmer, y recordé cuando regresé, en 1976, de la Universidad de Waterloo, en Canada, en la que había empleado una red de computadoras y navegado en la Arpanet, hoy Internet y presenté un proyecto para instalar una red del Sector Público a fin de que se tenga centralizada toda la información relevante para el Estado y disminuir los costos de desarrollo de software, que era el mismo para todos los ministerios, pero que era desarrollado independientemente por cada uno de ellos; no sé por qué, pero me enviaron a INICTEL, donde un funcionario de edad avanzada me dijo que eso lo había pensado él hacía ya unos veinte años, pero que aquí, en el Perú, no se podía hacer; le contesté que si él hubiera pensado eso cuando me dijo, no estaría sentado allí sino que sería millonario porque a su lado, Julio Verne hubiera sido un niño de pecho …

Lloré cuando recordé que, en 1999, cuando era profesor en la Universidad San Ignacio de Loyola, presenté a los dueños, en ese entonces aún eran socios Raúl Diez Canseco y Carlos Boloña, la primera versión de mi documento “El Valle del espacio” , en el que propongo la creación de un Centro de Estudios Aeroespaciales, documento que nunca tuvo respuesta, pero, ocho años después, la Universidad creó una nueva Facultad…¡de Derecho!
Lloré, cuando recordé la emoción con la que Dennis, el hijo del embajador de Suiza en el Perú, en el año 1988, nos contó, en el aeródromo de Collique, que debe ser recuperado por la sociedad para que siga siendo la cuna de los pilotos civiles el Perú, que su papá se iba a reunir con el Presidente Alan García para ofrecer, a nombre de su gobierno, la instalación de una planta de ensamblaje del avión Pilatus Porter, en el Perú y que el 85% de los componentes iban a ser fabricados en el Perú … y la decepción cuando, días después nos dijo que el proyecto no se iba a realizar y que su papá había pedido que lo envíen a otro país … se fue al África … Alan García debería explicar qué ocurrió en esa reunión; estoy seguro que si lo recuerda.

Me seguí deshidratando, pues recordé que, al cumplir 42 años sentí que estaba demasiado viejo ya para ser astronauta, me deprimí de tal manera que sentí que iba a morir, renuncié a la Gerencia General de una gran empresa y me quedé encerrado como un año, esperando a la muerte …
De pronto, no sé si porque se me terminaron las lágrimas o porque se encendió el cohete, dejé de llorar y recordé que John Glenn, que en 1962, a los 41 años de edad, fue el primer astronauta norteamericano que orbitó la Tierra, volvió al espacio, en el transbordador Discovery, a los 77 años de edad; me volví a sentir aún joven y vino a mi mente que hace algunas semanas, leí en Facebook que un grupo de peruanos ha presentado un proyecto para la creación de una zona franca para las industrias aeroespaciales en la costa del Perú y que el Alcalde de Ica había ofrecido o había donado ya un terreno para este fin.

 Creo que este proyecto debe hacerse realidad, que todos los verdaderamente peruanos debemos apoyarlo; que debemos cuidar que los rateros de siempre no intervengan para “ganar alguito”; que debes colaborar compartiendo este documento con tus amigos de las redes sociales en las que participas; que si tienes o conoces a alguien que tenga un familiar o amigo que pueda apoyar para que el Presidente apruebe e impulse este proyecto, lo haga de inmediato. Que colabores para que esto se haga realidad pronto y que, de repente, aún pueda decir yo también, como Charles Palmer, desde el espacio, “AQUÍ ES DONDE SE VIVE EL SUEÑO” …

miércoles, 13 de marzo de 2013

EL VALLE DEL ESPACIO

Este documento lo escribi, en su primera versión, en el 2001; luego, lo fui presentando a amigos e instituciones ... sin resultado. Lo he ido actualizando y ahora, al enterarme que existe un proyecto avanzado de crear una Zona Franca para actividades aeroespaciales, que cuenta con el apoyo del Alcalde de Ica, que ha donado un terreno, iniciativa que apoyo con entusiasmo, lo publico como un humilde aporte a tan patriótica e innovadora idea que, espero, sea apoyada por el Gobierno Central. Los promotores me han asegurado que se cuentan con todos los elementos de control para evitar que nuestros "politicos". lease pandilleros de cuello y corbata, frustren esta iniciativa por querer saciar su inagotable apetito de poder...económico ...


La mejor forma de predecir el futuro es inventarlo

                                                                                                              Alan Kay

 

 

Al inicio de la segunda década del tercer milenio, todavía hay quienes piensan que el desarrollo futuro del Perú se debe basar en la explotación de sus recursos naturales, mientras que nosotros pensamos que la preservación de la Naturaleza es la mejor inversión que se puede hacer, utilizando el turismo ecológico como una de las principales fuentes de ingreso para el país y utilizando, de la Naturaleza, de manera racional, exclusivamente aquellos elementos que sirvan para la industria, en plantas instaladas en el Perú. Otros, piensan que la industria es la clave del desarrollo; al respecto, creemos que de lo que se trata es de evaluar en qué productos podemos competir eficazmente en el mercado internacional y reorientar la capacidad industrial instalada hacia esos productos. Es más económico importar lo que se puede conseguir más barato y de mejor calidad en el extranjero. Los gobiernos, por su parte, creen que el camino es incrementar la Caja Fiscal a través de múltiples impuestos, muchas veces confiscatorios e irracionales, que desalientan la inversión y empujan a la informalidad y de una política represiva que consigue quebrar empresas cotidianamente. Los Estados deben ser pequeños. Todos los servicios que brindan pueden ser realizados por entidades privadas. Su única función debe ser dictar leyes, cumplirlas y hacerlas cumplir. Se debe disminuir los impuestos a los absolutamente necesarios para mantener una mínima burocracia.

Estos mismos temas eran motivo de largas discusiones a comienzos del siglo XX, hace ya más de 100 años. Y en ese tiempo, un sabio peruano, Pedro Paulet Mostajo, que en 1895 había creado la “Girándula Motriz” primer motor turbo impulsor de la Historia, pasaba los años solicitando apoyo para sus investigaciones sobre cohetes. Los gobiernos de ese entonces consideraron que más les servía como diplomático o Director de la Escuela de Artes y Oficios que como investigador y nunca contestaron a su solicitud. Esa “ceguera oficial” ha sido constante. Pedro Paulet es considerado por la NASA como precursor de la era espacial.

Pero, veamos hacia adelante.  

El siglo XXl será el de la consolidación de las comunicaciones. La “aldea global” cubrirá cada día más actividades humanas, el mundo será más chico y el hombre buscará nuevas fuentes de supervivencia y desarrollo en el espacio. Las comunidades humanas que se integren a la dinámica de desarrollo constante de la ciencia y la tecnología avanzarán, o. por lo menos subsistirán, las que no lo logren, desaparecerán. 
Existen muchas razones para que el Perú sea considerado privilegiado hoy, en el punto de partida de la “Carrera del Tercer Milenio”. Contiene el 85% de los elementos necesarios para instaurar la vida en el resto del planeta, si llegara a desaparecer. Los andes albergan si no a todas, a la mayoría de materias primas utilizadas en las industrias de punta: electrónica, nuevos componentes, aerospacial, atómica, etc.; es cuna de profesionales y técnicos altamente calificados en las disciplinas centrales de la industria moderna y del futuro; poseemos la tecnología necesaria para interactuar “en tiempo real” con los centros de investigación y formación más avanzados del mundo. Lo que falta es la decisión política de trazar un objetivo para el Perú, de dar el paso crucial para pasar de ser proveedor de materias primas a proveedor de tecnología de punta y de conocimiento. En lugar de seguir esperando que esta decisión emane de las esferas estatales, creemos, coincidiendo con Alan Kay, que la mejor forma de predecir el futuro es inventarlo y, por eso nos hemos decidido a realizar nuestro factible sueño basados en la comprensión e iniciativa de empresarios dispuestos a participar de la construcción de una sociedad en la que el hombre y el resto de la naturaleza se integren en provecho de la totalidad de la Creación.

¿Qué es el Valle del Espacio?


El Valle del Espacio es una comunidad formada por organizaciones educativas, científicas, industriales, comerciales y de servicios relacionadas por el objetivo común de desarrollar la industria aerospacial en Latinoamérica, basada en esfuerzos propios y alianzas estratégicas con los líderes de cada disciplina o actividad que le permitan hacer uso extensivo de la más avanzada tecnología en cada una de sus actividades.

·       Organizaciones educativas.- Las organizaciones educativas del Valle se agrupan en el denominado “Centro de Estudios Aerospaciales” que cubre todos los niveles de formación y capacitación post secundarios, desde cursos de Capacitación Ocupacional hasta Post Grado, pasando por Carreras Técnicas y Profesionales. Bajo el título “Centro de Estudios Aerospaciales - CEA”, se detallan las características del Centro.

·       Organizaciones Científicas.- La primera organización científica del Valle es el Departamento de Investigaciones, dedicado, en estrecha relación con empresas del sector, al desarrollo de proyectos que desarrollen nuevos productos que apunten al autoabastecimiento de la Región y que proporcionen ingresos a ser empleados en la educación. Bajo el título “Departamento de Investigación” se detallan los dos primeros estudios programados. Se abrirá la posibilidad a Centros de Investigación, empresas e instituciones de cualquier lugar del mundo a integrarse a este departamento con proyectos y recursos apropiados.

·       Organizaciones Industriales.- Existen, en la actualidad, empresas, en el país, que desarrollan productos de alta tecnología relacionados con la actividad aerospacial, cuyo esfuerzo se ve obstaculizado por leyes o entornos que no les permite insertarse adecuadamente en el mercado internacional. Existen, además, profesionales e investigadores que han desarrollado prototipos que no reciben el apoyo necesario para su industrialización. El Valle acogerá a estas empresas y personas y será esta comunidad la que realice las gestiones necesarias para conseguir el logro de los objetivos individuales y colectivos. Se hará uso preferente de los productos desarrollados por los miembros de la comunidad. La Certificación de Calidad del Valle, de acuerdo a los estándares internacionales más rigurosos, deberá constituir un sólido aval, para cualquier producto relacionado.

·       Organizaciones Comerciales.- Las empresas especializadas, interesadas en comercializar los productos y servicios producidos en el Valle y/o abastecer a la comunidad con los diferentes productos y/o servicios requeridos por esta, serán bienvenidas si aceptan un código de Conducta Comercial y Etica establecido en el Valle, que garantice la seriedad de las transacciones, los precios y los servicios de post venta.

·       Organizaciones de Soporte Profesional.- Se trata de organizaciones especializadas en el desarrollo y/o comercialización de actividades de soporte profesional / técnico requeridas por las organizaciones del Valle  y/o de sus clientes a nivel internacional. Se deberán regir por la Conducta Comercial y Etica del Valle.


¿Dónde queda el Valle del Espacio?

El valle es, en principio, una comunidad virtual, cuyos integrantes pueden estar físicamente ubicados en cualquier lugar del país o del mundo; sin embargo, su sede estará ubicada en una zona adecuada para las actividades aerospaciales (por ejemplo, la costa, entre los valles de Lima y Cañete). Contará inicialmente con un aeródromo, viviendas para estudiantes, profesores y trabajadores, instalaciones para Investigación,  educación en - aula, locales para las entidades industriales, comerciales y de servicios y demás facilidades.   

Centro de Estudios Aerospaciales - CEA

El aire y el espacio no son temas nuevos en el Perú. Sin comentar los sitios arqueológicos, textiles y ceramios con representación de seres alados y otras evidencias de la existencia de la idea del vuelo, han pasado casi 250 años desde aquel 5 de noviembre de 1761 en el que Santiago de Cárdenas, “El Volador”, solicitó al Virrey Amat apoyo para probar un aparato volador de su invención. Desde aquella fecha, ilustres peruanos se han inscrito en la galería de precursores de la aviación y la navegación espacial: en el s. XVIII Cosme Bueno, José Hurtado y Villafuerte; en el s. XIX el teniente Coronel Pedro Ruiz Gallo, quien en 1878 publica sus “Estudios Generales de Navegación Aérea”, el Capitán de Navío Julio Sauri y Miguel Velez, quienes proyectaron el uso de globos. En 1895, el gran Pedro Paulet Mostajo, precursor y Padre de la navegación espacial, construye el primer motor turbo impulsor del mundo, la “Girándula Motriz”. En el siglo pasado, Jorge Chávez y Juan Bielovucic, primeros vencedores de los Alpes, el doctor Federico Villarreal, el Ing. Pedro Valladares, Carlos Tenaud Pomar, Máximo Lagos, Ricardo Figueroa, Guillermo Protzel, Alejandro Velasco Astete, vencedor de los Andes y muchos otros pilotos, diseñadores, ingenieros, mecánicos; hombres y mujeres de diferentes profesiones u oficios, cuyo esfuerzo y tenacidad los impulsaba a ir, parafraseando a Chávez, “Alto, más alto aún…”.

En el ámbito de la instrucción, el 4 de setiembre de 1915 se funda en Lima el “Aero Club Peruano”, para fomentar e impulsar la aviación nacional, el 27 del mismo mes se crea la Escuela de Aeronáutica del Ministerio de Guerra, para entrenar al personal de la escuadra. A partir de estos hechos, militares y civiles realizan trabajos paralelos de creación de escuelas y centros de formación, fundamentalmente de pilotos y mecánicos.

El 15 de marzo de 1920 se publica el primer plan de estudios de la Escuela de Hidro-Aviación, el que incluía estudios de ingeniería de un hidroavión, motores aéreos, ametralladoras, navegación aérea, telegrafía y fotografía.

El 28 de junio de ese año, llega al Perú Elmer J. Faucett Clark, quien habría de marcar importantes hitos en la historia de la industria aeronáutica en el país, al comprobar que, por su geografía, estaba “hecho” para el avión; en 1921 crea “Aerolíneas”, primera compañía aérea que operó en el Perú; el 11 de setiembre de 1922 parte de Maranga a Chiclayo y de allí a Iquitos, uniendo por primera vez la costa con la amazonía.

Pero la obra de Faucett no queda allí. Luego de abrir muchas rutas nuevas para la aviación comercial, funda en 1928 la Compañía de Aviación Faucett y, en 1934 inicia, en los talleres de Santa Cruz, la construcción de los aviones “Faucett”, convirtiendo al Perú en el primer país en Sudamérica en el que se fabricaron aviones.

Hoy, hemos perdido el lugar  en el que nos colocaron los precursores, en cuanto a número de aeronaves en operación, cantidad y calidad de aeródromos y facilidades para la navegación aérea, centros de formación de pilotos y, en general, en todo lo que signifique industria aeronáutica.

En relación con el espacio, existe un conjunto de profesionales que, por méritos y esfuerzo propio, han estudiado fuera y se encuentran trabajando para la NASA, incluyendo un astronauta y una diseñadora de vehículos espaciales.

El s. XXI será, repetimos,  el de la consolidación de las comunicaciones. El transporte masivo de pasajeros y las señales vía satélite acercarán aún más a los países y, a la vez, ahondarán las diferencias entre los que posean la tecnología y los que tengan que comprarla. La experiencia de los países del oriente nos debe servir para comprender  que el desarrollo debe basarse en el esfuerzo por crear nuestra propia tecnología en las áreas en las que sea beneficioso hacerlo y en tener una meta regional propia. La actividad aerospacial reúne prácticamente todas las actividades humanas: ciencia, arte, industria y servicios. Es necesario decidirse y dar el paso: la formación de los cuadros que harán posible este futuro es responsabilidad de quienes tienen en sus manos la Educación y, sobre todo, de la Universidad, que se proyecte más allá de las fronteras nacionales, a fin de reunir a lo mejor de América Latina en esta titánica, pero maravillosa lucha.

Definición.- El centro de Estudios Aerospaciales - CEA, es una entidad educativa post secundaria que brinda formación teórico-práctica en todas las disciplinas relacionadas con la Industria Aerospacial.

De acuerdo a la actividad, la formación será de Extensión Profesional, Técnica, Profesional de Pre-Grado o Profesional de Post-Grado. Se pondrá énfasis en el desarrollo de proyectos de investigación que permitan el auto-sostenimiento.

La formación se realiza utilizando infraestructura propia y/o en base a convenios con instituciones especializadas.

Niveles Académicos

Antes de definir las especialidades que se pueden dictar en cada uno de los niveles mencionados en el párrafo anterior, es conveniente tratar el caso específico del piloto.

El piloto de aeronave es considerado el elemento central en la actividad aeronáutica al tener a su cargo el mando del vehículo que transporta personas y/o carga. Sin embargo, a nivel de formación académica, la legislación actual de varios países, sólo exige, para poder recibir instrucción, haber concluido 5º. de Secundaria. Luego, la instrucción puede ser impartida por un instructor calificado.

En nuestra propuesta, es un punto central la calificación profesional del piloto, con el objeto de que pueda participar positivamente en el desarrollo de la empresa aeronáutica, en cualquiera de las otras actividades que esta industria requiere.

Formación para Piloto.- Consiste en un conjunto específico de conocimientos que se deben poseer para obtener una Licencia o Habilitación que permita obtener el mando de una aeronave.

Las Licencias actuales son:  Alumno Piloto

                                               Piloto Privado

                                               Piloto Comercial

                                               Piloto de Transporte de Línea Aérea

                                               Instructor de Vuelo

Estas se dan, cuando sean aplicables, para cada tipo de aeronave: aeroplano, aeronaves de rotor y aeronaves más livianas que el aire. Igualmente, existen habilitaciones como vuelo instrumental, vuelo nocturno, etc. La ley de Aeronáutica Civil contiene, en su Anexo de Licencias y Habilitaciones, todos los requisitos para la obtención de cada una de éstas.

En nuestro esquema, la formación de piloto se debe dar en cuatro niveles: Extensión Profesional, Técnico, Universitario de Pre-Grado y Universitario de Post-Grado, dependiendo del nivel de piloto al que aspire el alumno.

En el caso de personas que deseen volar como deporte y que aspiren sólo a la Licencia de Piloto Privado, pueden seguir el curso a nivel de extensión Profesional, en el que sólo estudiarían los cursos de piloto, o, en el nivel técnico, en el que, además, estudiarían una carrera técnica; por ejm. Mecánica de Aviación.

Los alumnos que deseen trabajar profesionalmente como pilotos comerciales y de Transporte de Línea Aérea, seguirán los cursos, en el nivel de pre-grado, en carreras combinadas: Ingeniero Mecánico-Piloto, por ejm. En el caso de profesionales, dependiendo de la Carrera Básica, ingresarían a cursos específicos de pilotaje (como en Extensión Profesional) o a Segunda Especialidad, en el que se utilizaría el esquema de combinaciones del pre-grado.

Existen experiencias de aerolíneas que poseen su propia escuela, de nivel universitario.

A)  Extensión Profesional.- Está orientado a postulantes a Piloto Privado, personal técnico Auxiliar (Flight Hostess y Pursers) y personal de Oficina de Aerolínea o Terminal Aéreo (Counter, Secretariado Especializado). Son cursos con duración de entre seis y dieciocho meses.

B) Técnico.- Está orientado a formar personal de mando medio en la industria aerospacial: Mecánicos de motores convencionales y/o de reacción, electricistas, técnicos electrónicos, especialistas en comunicaciones, controladores de Tráfico Aéreo, técnicos en meteorología, sistemas, fotografía, construcción de aeródromos, cohetería, etc.

C) Universitario de Pre-Grado.- Está orientado a formar a los pilotos profesionales, directivos de empresas del sector y científicos requeridos por la industria. Ingeniería Aerospacial como Carrera central y diversas ramas de la Ingeniería, con una orientación muy definida hacia el sector: Aeronáutica, Mecánica, Eléctrica, electrónica, Sistemas, Civil, Industrial. Arquitectura y Administración de Empresas, entre otras. Existen ramas de las Ciencias Biológicas y Médicas orientadas al sector que se pueden considerar.

D) Universitario de Post-Grado.- Está orientado a formar expertos  en diferentes actividades de la industria: Diseñadores de aeronaves, cohetes, naves espaciales, satélites, plataformas de lanzamiento, aeropuertos, expertos en Legislación Aerospacial, Medicina aerospacial, administradores de Aerolíneas y Aeropuertos, etc.

Departamento de Investigación

La orientación del Centro debe ser regional. Debe constituirse en un elemento integrador entre los países del subcontinente. La realización de proyectos de investigación debe contribuir a este objetivo.

El diseño de una aeronave de uso privado, con prestaciones adecuadas para las zonas andina y amazónica, con capacidad de hasta una tonelada de peso (pasajeros y/o carga) y con un precio no mayor de US $ 20 000, por ejemplo, sería muy bien acogido por el mercado internacional.

El diseño de una aeronave de uso comercial, con capacidad de hasta 50 pasajeros o carga equivalente y las prestaciones básicas de la aeronave privada, es otra necesidad regional.

Estos proyectos deben ser puestos a consideración de empresas y gobiernos de la Región. El desarrollo de la industria aeronáutica en la Región generaría una gran cantidad de puestos de trabajo; Brasil, Chile y Argentina tienen una valiosa experiencia. Durante el primer gobierno de Alan García se presentó la oportunidad de iniciar una industria aeronáutica en el Perú, pues Suiza ofreció la instalación de una planta ensambladora de la aeronave Pilatus Porter en el Perú, en la que el 85% de los elementos serían de fabricación nacional. Alan García debería explicar por qué no se concretó esta excelente propuesta.

FINANCIAMIENTO

El Centro se ubica en el Valle del Espacio. Es financiado por las empresas que forman parte del mismo y por el Departamento de Investigación, que comercializa proyectos, prototipos y soporte profesional.

Un tema muy importante es el de los simuladores de vuelo. Las tripulaciones de las líneas aéreas y los pilotos en general, tienen que cumplir, obligatoriamente, un número de horas de simulador al año, en las aeronaves que operan. Usualmente estos equipos se encuentran instalados en Norteamérica, por lo que las tripulaciones de los países de la Región se deben desplazar hasta allá para cumplir con este entrenamiento. La instalación de una empresa que administre un simulador, por ejemplo del modelo de Boeing o de Airbus más utilizado por las aerolíneas de la región, significaría un considerable ingreso, siempre y cuando se brinden los servicios en el nivel correspondiente (alojamiento, alimentación, instrucción, etc). estos mismos simuladores son usados en la instrucción de tripulaciones que van a volar por primera vez un tipo específico de aeronave.

Otro tema es el de las aeronaves de instrucción. En la actualidad, por lo general, las escuelas de pilotos civiles utilizan aeronaves con tecnología de la década del 60, del siglo pasado. La posibilidad de utilizar aeronaves convencionales y de reacción actuales, para instrucción primaria, básica y avanzada y el contar con helicópteros, permitiría a los alumnos de otros centros de formación,  realizar instrucción y prácticas en base a convenios que signifiquen ingresos para el Centro.

El contar con un aeródromo propio, permitiría también ofrecer servicios de mantenimiento y reparación de aeronaves. En un primer momento, se podría establecer un Convenio con una Escuela de Pilotos existente, como Master of the Ski, que cuenta con aeródromo y aeronaves propios, al Sur de Lima.       
 

DOCUMENTO           :           El Valle del espacio - Etapa 1

HECHO POR             :           Jesús Roberto Torriani Vargas

 

 


OBJETIVOS.- Los objetivos de la etapa 1 son:

 

1.   Elevar la conciencia aerospacial de la población, promoviendo las actividades aerodeportivas;

2.   Evaluar las instituciones educativas existentes y sus posibilidades de adecuación al Centro de Estudios Aerospaciales;

3.   Elaborar un Directorio de Empresas Públicas y privadas, instaladas en el Perú, relacionadas con las actividades aerospaciales.

Objetivo 1: Elevar la conciencia aeronáutica de la población, promoviendo las actividades aerodeportivas.

El logro de los objetivos del proyecto requiere de la existencia de una conciencia aerospacial por parte de población, que permita el surgimiento de un mercado para las actividades educativas e industriales del Valle. La creación de esta conciencia se debe realizar a través de actividades de capacitación, promoción y publicidad, dirigidas principalmente a niños, jóvenes y empresarios.

En el ámbito educativo se sugiere la inclusión del aeromodelismo como parte de la formación de estudiantes de primaria y secundaria, en cursos relacionados con las habilidades manuales y motoras y con las ciencias, como Física. Debe incluir el diseño y fabricación de aeronaves y naves espaciales. Se  debe capacitar a docentes y preparar una Guía, con la participación de los clubes y organizaciones especializadas. Se debe organizar una competencia interescolar anual.

Otra actividad sería la organización de concursos de fotografía, video y cinematografía sobre temas relacionados a las actividades aerospaciales. En el caso del cine, se puede tratar de concurso de guiones, por el alto costo de la producción. 

La participación permanente de la EOFAP (Escuela de Oficiales de la Fuerza Aérea del Perú) y la EDACI (Escuela de Aviación Civil ) en eventos vocacionales, la asistencia de cadetes y alumnos, de manera formal, a sus colegios de origen con el objeto de realizar presentaciones de promoción de las escuelas, son actividades que contribuyen al surgimiento de aficiones y vocaciones.

El impulso de las actividades aerodeportivas requiere también de la existencia de clubes y asociaciones. En el caso del paracaidismo, alas delta, parapentes y ultraligeros, existen clubes operativos con los que se pueden organizar competencias nacionales. El caso de los aeroclubes es diferente. Prácticamente han desaparecido como consecuencia de la escasez de equipos y del alto costo de mantenimiento y operación. Como se indica en el proyecto, bajo el rubro “Departamento de Investigación”, se sugiere el diseño y fabricación de un avión nacional de bajo costo, con prestaciones apropiadas para la instrucción primaria y básica de pilotos. Los aeroclubes deberán adquirir estas naves a precios promocionales y con facilidades de pago. Se deben organizar competencias de vuelo deportivo que califiquen para intervenir en competencias internacionales y que otorguen premios de estímulo a los ganadores, auspiciados por las empresas comercializadoras de los productos y/o servicios requeridos para las actividades.

Otra modalidad de adquisición de equipos para los aeroclubes puede ser la asignación de aeronaves requisadas a narcotraficantes. En este caso, si bien se resuelve la falta de equipo, persiste el alto costo de mantenimiento.

La promoción de la actividad aerodeportiva debe contar, también, con la participación de las aerolíneas, las que deberían aportar para este fin una cantidad simbólica por boleto vendido, por ejemplo, de un dólar americano.

La Fuerza Aérea debe participar aportando instructores y promotores para los aeroclubes.

Objetivo 2: Evaluar las instituciones educativas existentes y sus posibilidades de adecuación al Centro de Estudios Aerospaciales

En la actualidad existen diversas organizaciones que ofrecen carreras técnicas y cursos de extensión en disciplinas relacionadas con las actividades aeronáuticas. Estas instituciones se encuentran regidas por el Ministerio de Educación. El caso de la Escuela de Aviación Civil  es diferente. Está registrada en y es supervisada por la Dirección General de Transporte Aéreo del Ministerio de Transportes, Comunicaciones, Vivienda y Construcción.

La tarea consiste en elaborar  un Directorio de las Instituciones Educativas relacionadas, un Catálogo de cursos, un archivo de la Curricula de cada especialidad y Silabos de los cursos, así como la Certificación que se otorga a los egresados. Con esta información, seleccionar las que, por contenido y nivel académico, se puedan integrar al Centro de Estudios Aerospaciales.

Objetivo 3: Elaborar un Directorio de Empresas Públicas y privadas, instaladas
 en el Perú, relacionadas con las actividades aerospaciales.

Este Directorio debe incluir a Empresas e Instituciones que cuenten con infraestructura, equipamiento y/o personal apropiado para las actividades aerospaciales, aunque se estén dedicando a otras (Comunicaciones, Computación e Informática, etc).  

Jesús Roberto TORRIANI Vargas