Seguidores

Buscar este blog

martes, 24 de junio de 2014

FIESTA DE SAN JUAN ¡CÓMO PASA EL TIEMPO!

Un día como hoy, Fiesta de San Juan, en 1966, 4 Aspirantes a Cadetes de la EOFAP, Rolando Magni, Ramú Montoya, Luis Ramirez y yo, nos dirigimos, a la hora de deportes, al Gimnasio de la Escuela, para encontrarnos con nuestros instructores de Esgrima, el Mayor EP Velarde y el Capitán EP Castro. Mientras esperábamos, Lucho Ramirez comentó que, por ser la fiesta de San Juan, en su casa, de seguro, habrían ricos Juanes de arroz con gallina regional, envueltos en hojas de bijao.
Los minutos pasaban y los instructores no llegaban; nos vinieron a avisar que no iban a venir, por lo que se nos ocurrió la “excelente” idea de hacer Cross Country, nada menos que por San Roque, al lado de la escuela, donde vivía Lucho Ramirez y, si era verdad lo que nos había contado, probar los deliciosos Juanes… liderados por el más antiguo del grupo, Rolando Magni, salimos por el lado de cabecera de pista, el lado de San Roque, trotamos marcialmente hasta la casa de Lucho; su mamá se sorprendió al vernos … y nos invitó grandes y realmente exquisitos Juanes …
Luego de esa “parada técnica” regresamos a la Escuela, a un ritmo mucho más lento… justo cuando llegamos a la entrada, apareció un carro … del Coronel Barandiarán, Sub-Director de la Escuela; nos saludó con la mano e ingresó …
Al momento de la siguiente formación, previa a la cena, el oficial de día, cariñosamente, gritó: “ A ver, que salten los 5 malditos que se fueron a San Roque” … como nosotros habíamos sido 4, pensé que se trataba de otro grupo y, supongo, lo mismo pensó el resto, porque nos quedamos callados; a la segunda llamada, los 4 saltamos; Rolando indicó que éramos sólo 4…  nos “invitaron” a sacarnos las correas, pasadores, etc. y que nos dirigiéramos al calabozo. Lo de quitarnos la correa, etc. era porque el reglamento indicaba que, para evitar posibles intentos de suicidio, el que llegaba al “bote” debía ser despojado de estos elementos…
El calabozo no estaba precisamente vacío… estaban allí los fusiles y bayonetas de los cadetes de  tercer año, que habían ido a Pisco a volar … allí cenamos y pasamos la noche. Alguien nos dijo que se iba a reunir el Consejo de facultad a ver si nos daban de baja… casi no dormimos, pero, gracias a Dios, todo no pasó de un susto…
Rolando Magni se graduó como Espada de Honor de la promoción y Ramú Montoya fue el primero de la promoción en ingresar al calabozo (esta fue su segunda vez) y el primero en fallecer: el 20 de enero de 1971, Ramú iba como primer oficial (copiloto) de una aeronave C-46, comandada por el capitán FAP José Ugarte, mi instructor en T-41; transportaban a personal de la Policía de Mazamari a Lima, cuando desapareció y, al día siguiente, fue encontrada destrozada, sin sobrevivientes, en el cerro “Cuty Pache”.

Hoy, envío un abrazo fraterno a Rolando y Lucho y elevo una oración por Ramú. 

No hay comentarios: