Seguidores

Buscar este blog

martes, 31 de mayo de 2016

AUDIFONO TRADUCTOR

Hace pocos días, vi en televisión un Informe sobre Pilot, un audífono traductor de idiomas, en tiempo real ...


Se anuncia su venta a partir de septiembre de este año, a un precio de US$129.00
La noticia me hizo hacer un viaje en el tiempo...
Si me conoces desde hace más de 40 años, es muy probable que recuerdes haberme escuchado hablar, exactamente de un dispositivo como éste, desde hace mucho tiempo...
Tuve la suerte y el honor de haber participado en una investigación dedicada a utilizar el computador para analizar textos y hacer traducciones... que se inició allá por 1970 en la Arts Computing Office de la Universidad de Waterloo, en Ontario, Canada.
En 1973, yo trabajaba en el Instituto Nacional de Investigaciones y Desarrollo de la Educación - INIDE, dependencia del Ministerio de Educación. Allí, se llevó a cabo un trabajo sobre el Lenguaje del Niño Peruano Hispanohablante; se grabaron 720 horas de conversaciones con niños de todo el Perú; se comenzó a procesar esta información con el uso de grabadoras de sonido y máquinas de escribir eléctricas; un gran grupo de personas realizaba esta tarea...en una reunión, más por ignorancia que por conocimiento, se me ocurrió decir que eso se podía hacer mejor con un computador; en ese momento, en el Ministerio de Educación, donde procesaba mis trabajos, se había instalado recién un gran computador IBM S/370 modelo 125, con ¡128 K de capacidad de memoria!  




En ese computador no había procesamiento de textos; no existía la PC, que apareció el año 80 ...
Mi jefe, José Carlos Fajardo, me escuchó y me dijo: - Hazlo, pues, Tito...
A partir de ese día me puse a leer todos los manuales que podía, a conversar con personas del área; recuerdo que un Ingeniero (arquitecto, en realidad) de IBM me sugirió codificar el diccionario y que, las personas que transcribían las conversaciones, en vez de tipiar palabras, escriban los códigos...
Tenía como tres meses en esa labor, había escrito como 20 páginas de un block y, de pronto, se presenta en mi oficina la lingüista encargada de la investigación, acompañada por un señor alto al que me presentó como el Dr. Phil Smith (qepd) de la Universidad de Waterloo, en Canadá; el Dr. me dijo que había escuchado que estábamos usando computador para la investigación y que le gustaría saber qué estaba haciendo... Le invite a sentarse, mientras por mi cabeza cruzaban miles de pensamientos para ordenar la forma de explicarle lo que pensaba, más que lo que había hecho hasta el momento, que yo creía que era muy poco...
Al quedarnos solos, comencé a contarle cómo se me ocurría que podía usarse la tecnología con la que contaba para el trabajo, que había leído en el manual del lenguaje de programación PL1 que se podía trabajar con characters string (cadena de caracteres) y que se me ocurría que por ahí se podía comenzar...yo hablaba y hablaba, hasta que el doctor me interrumpió, me pidió que lo acompañe a la Dirección y le pidió al Dr. Mauricio San Martín (qepd) que era el Director General, que le autorice a quedarse una semana conmigo; el doctor San Martín aceptó y, durante una semana, más que hablar, escuché lo que me decía el doctor Smith...
El último día, me pidió que le acompañe a despedirse del doctor San Martín y, al hacerlo, le ofreció procesar la investigación en Canadá con la condición de que yo me integre al equipo de investigadores de la Arts Computing Office de la Universidad de Waterloo, que él dirigía...el doctor San Martín le preguntó por cuánto tiempo, -5 años, dijo el Dr. Smith...el doctor San Martin dijo que fuera, pero que él no podía asegurar la estadía por ese tiempo, que éramos aves de paso y que, si llegaba un nuevo Director, podía cambiar las prioridades de trabajo...
Estábamos más o menos, en mayo de 1974...el Dr. viajó... pasaron los meses y yo seguí con mi trabajo ... en diciembre, recibí una postal de Ibico Rojas, lingüista, compañero de trabajo, que había viajado a estudiar una Maestría en Buffalo, Nueva York, con una estadía previa en la Universidad de Waterloo:



Me alegró la noticia, me puse a repasar Inglés, por si acaso ... enero 1975, febrero...en agosto llegó una carta de invitación para presentar en la embajada de Canadá, pasaje, travelers checks ...
En la embajada me atendió el Cónsul en persona ... en esos días, justo gané el sorteo semanal del Geniograma del diario El Comercio ...fue un periodista a mi casa; recuerdo que en un pasillo estaba ya la maleta que iba a llevar, recién comprada y, en la conversación con el periodista, se mencionó el viaje...al día siguiente, en primera plana, salió esta noticia:


 Recuerdo que el señor Benaducci (qepd) que era el jefe de la imprenta me hizo reír cuando me preguntó cómo podía viajar hasta Canadá con S/2500.00 que era el premio, que le diera el secreto...

Seguí con los trámites y sólo faltaba la firma de un general de la PIP en un documento; me acerqué a la oficina que era en la Av. Arequipa, el 29 de agosto de 1975; me atendió un teniente, me dijo que el general estaba en una reunión en el local de la Av. Aramburú; le dije que era muy urgente porque era viernes, el 30 era sábado y feriado, 31 domingo y yo debía viajar en la madrugada del lunes 1o. de septiembre...se ofreció acompañarme al local de Aramburú...fuimos al quinto piso...salió el general, muy amable; me dijo que en ese momento estaban cambiando en Tacna, al presidente Velasco, lo estaba reemplazando el general Morales Bermudez ... - así que viaja, hijo, antes que cambien las cosas, feliz viaje...
El 2 de septiembre de 1975 llegué a la Universidad de Waterloo. Me impactó la tecnología que se usaba, en la oficina se trabajaba con terminales de pantalla, cosa que aún no se conocía acá, conectadas a la red de la Universidad por teléfono y modem, se trabajaba con la arpa network (nombre original de Internet) ... era otro mundo:




 En la foto, el Dr. Smith explicándome la forma de usar el terminal; se puede ver el teléfono sin audífono, el que estaba conectado al modem...
La Arts Computing Office estaba, y creo que hasta ahora sigue allí, en el sótano del edificio de Psicología:




En ese tiempo, se había tenido problemas, según me explicó el doctor Smith, con la traducción del ruso al Inglés, pero que se estaban superando...fue una experiencia que realmente cambió mi vida; duró mucho menos de los cinco años, pero sigue presente en mi memoria y en mi corazón; conocí gente maravillosa, estudié, visité lugares muy lindos como las cataratas de Niágara, Toronto, Buffalo, donde estaban Ibico Rojas  y Jorge García Pacheco...en fin, la noticia del pilot me hizo volar al pasado y sentirme uno de los “abuelitos” de un producto que, espero, sirva para mejorar el acercamiento y la comprensión entre los seres humanos, sean de dónde sean y hablen el idioma que hablen...