Seguidores

Buscar este blog

lunes, 5 de marzo de 2018


27 de febrero 2018

Y la vida...más que la vida...la muerte continúa...
Noticias de hoy:
“Capturan a un menor de edad por el asesinato de un joven de 21 años, en Villa El salvador, a quien mataron por resistirse al robo de su celular.”
La pregunta aquí es: ¿a qué edad uno toma conciencia de que existe la muerte y que causarla a uno mismo o a otro es malo? Yo recuerdo que a los tres años de edad vi al Señor del Santo Sepulcro y mi mami me explicó lo de la vida y la muerte... ¿se podría haber dicho que a los 10, 11 ó 12 años yo era inimputable, si me hubiera convertido en un sicario? ¿que era utilizado por adultos, abusando de mi inocencia, para cometer crímenes?... ¿Son inocentes los chicos que ingresan con armas a su escuela y disparan contra profesores y compañeros?...
Es urgente que se revisen estas leyes, se actualicen los conceptos y se aplique la Ley correctamente.
Otras:
“Dos hombres son asesinados a balazos, en San Martín de Porres; fueron rematados cuando intentaron esconderse debajo de un automóvil”
“Dos muertos en enfrentamiento entre pandillas en San Martín de Porres”
Abundan las armas, la frialdad para usarlas contra seres humanos, la total falta de respeto por la vida humana; los “especialistas” dicen que, en el caso de menores de edad, los padres son los responsables; que la televisión y los juegos electrónicos influyen negativamente en los niños; que falta educación... ¿qué se hace, aparte de quejarse y acusar a otros?... NADA.
En mi modesta opinión, existe, en unos casos, falta de valores como el respeto, el amor que lleva a dar la vida por los demás, la identidad familiar, comunal, nacional...en otros casos, están mal orientados: el pandillero ama, a su modo, a su barrio, al club del que es hincha, etc.; con sus actos, cree defenderlos, arriesga su vida... ya pensarás que estoy de parte de los pandilleros...
La solución a esta realidad requiere de un trabajo a largo plazo, que parte, de plantear un Objetivo Nacional que, como he dicho muchas veces, el Perú no tiene; a esto dedicaré varios artículos que espero escribir.
Para plantear el Objetivo Nacional, debemos comenzar preguntándonos en qué podemos competir a corto plazo en el entorno internacional y en qué podríamos hacerlo a largo plazo, pensando como verdaderos peruanos; aquí sólo quiero presentar brevemente dos temas, hablando del corto plazo:
¿Podríamos competir en comida? SI, de hecho, ya se está haciendo, pero a una pequeña escala. Escuché una vez a Gastón Acurio decir que deberían haber algo así como 200,000 restaurantes peruanos en el mundo; que eso haría necesaria la existencia de una gran actividad agroindustrial para abastecerlos; que estos restaurantes serían la punta de lanza para enriquecer  la cultura alimenticia de países de todos los continentes, con lo que los productos peruanos ingresarían a los mercados y a los hogares de los más alejados puntos de la tierra... esto implica formar empresas y empresarios en todo el país...y aquí tocamos los temas de Economía y Educación...
He encontrado datos del año pasado: 400 restaurantes peruanos en USA, 250 en la ciudad de Buenos Aires, 264 en Chile...
El Perú considerado por Naciones Unidas como el mejor destino culinario del mundo.
¿Podríamos competir en Turismo? SI... y en esto sí estamos en el siglo XIX...voy a poner sólo un ejemplo: para mí, el Perú tiene todo lo que tiene Orlando, en Florida, USA, con la diferencia que el Perú tiene todo natural y Orlando lo tiene artificial.
El tamaño de Orlando: 261.5 Km2
El tamaño de Lima:      2 672 Km2
Turistas en Orlando el 2016: 53 000 000 nacionales
                                          15 000 000 extranjeros       
Turistas en todo el Perú 2016:      4 800 000 nacionales
                                                  3 750 000 extranjeros
Economía y Educación, dos aspectos de la vida íntimamente ligados, pero, en el Perú, a gran distancia, uno del otro.
Comencé hablando de crímenes y termino hablando de Turismo... difícil pensar que están íntimamente relacionados...






No hay comentarios: