Seguidores

Buscar este blog

lunes, 15 de abril de 2019

Satipo, mi rincón aeronáutico


Más de una vez sentí que mi mundo, ese que construí con sueños, ideales, vocaciones, y vivencias me iba envolviendo permanentemente, al margen del tiempo, de la distancia, de las circunstancias…pero, nunca como siento ahora, en Satipo, un lugar al que nunca antes había venido…al que llegué por uno o dos meses y en el que ya cumplí dos años de permanencia…
Lo primero que vi, al llegar, fue este aviso (el de la derecha):




Recordé que desde Mazamari, el 20 de enero de 1971, partió la aeronave C-46, al mando del capitán FAP José Ugarte Benvenuto, teniendo como copiloto al Alferez FAP Ramú Andrés Montoya Urquizo y como pasajeros a miembros del Batallón antisubversivo “Los Sinchis”, de la entonces Guardia Civil, familiares de los mismos y pobladores de la zona.
El avión se accidentó en un cerro a 60 Kms al Noroeste de Tarma y todos perecieron. Ramú fue mi primer compañero de la promoción “Alferez FAP Alejandro Velasco Astete” en morir. El capitán Ugarte fue mi instructor en T-41.
Desde ese día, cada vez que me siento solo, miro hacia Mazamari…y converso con Ramú…
Un año después, el padre Edel, párroco de Satipo, me invitó a visitar una casa de retiro en la ciudad, en la zona que ocupó el aeropuerto de la ciudad. Me comentó que había un avión desarmado…




Se trataba, nada menos, que de una T-41…me dio pena ver el estado en que se encontraba…pero sentí que era un rincón muy cercano a mí, pues las primeras T-41 llegaron en vuelo desde los Estados Unidos, si mal no recuerdo, en el mes de junio de 1966, cuando era Aspirante a Cadete y mi sección, la “B” fue la primera que voló en esa aeronave…la sección “A” lo había hecho en el PT-17 Stearman…
A partir de ese momento, me sentí aun más acompañado por mi mundo aeronáutico y trato de reactivar el aeroclub de Satipo…hasta hoy sin resultado positivo…Ya se me estaban bajando las pilas, cuando hace pocas semanas, como parte de las celebraciones por el 54 aniversario de la creación política de Satipo, se colocó una aeronave, obsequiada por la FAP, frente al ovalo de ingreso a la ciudad y vino del Comandante General para la entrega oficia…¿de qué aeronave se trataba?...pues de una T-41A:




Su ubicación exacta es al inicio de la carretera entre Satipo y Mazamari…

Hay vecinos que se quejan de la presencia de la aeronave en el óvalo de ingreso a Satipo y no entienden la razón de este “homenaje”… si recordaran o supieran la cantidad de aviadores que han entregado su vida descubriendo nuevas formas de unión entre los habitantes del Perú, especialmente, los de la selva, estoy seguro que, no sólo aceptarían a la aeronave, sino que se sentirían orgullosos, como me siento yo, de que, de esta forma, se agradezca a tantos héroes por su dedicación y entrega y se dé la bienvenida a los visitantes de nuestra ciudad…

Ahora con más dedicación y energías, seguiré tratando de relanzar el aeroclub y promover actividades aeroespaciales, especialmente entre los niños y jóvenes de Satipo…